200 gramos de honestidad…

Hace algunas semanas estuve en Lima visitando a uno de nuestros clientes, y como ya se me ha hecho costumbre, opté por alargar un poco mi estadía con el fin de descansar y disfrutar de la gastronomía limeña.

Sin embargo, confieso que después de 3 días de comida peruana, mi estómago clamaba por algo más gringo, una hamburguesa con un shop.

Con el deseo de saciar ese antojo y como si fuera un millennials, procedí a buscar en tripadvisor cuál era la mejor hamburguesa del sector donde me alojaba (Miraflores).

Street Burger fue el lugar seleccionado, así que partí a probar ese local que se jactaba de tener una de las 5 mejores hamburguesas de Lima.

Obviamente, cuando sabes que conocerás uno de los mejores restaurantes en una determinada especialidad, las expectativas son altas y el hambre también.

La carta es bastante amplia, por lo cual pedí ayuda al garzón para definir la mejor opción para mí. El garzón me sugirió una opción y terminó la frase; “esa hamburguesa está hecha con 200 gramos de honestidad”, refiriéndose a la calidad de la carne de vacuno utilizada en su restaurante…

Demás está decir si me gustó o no la hamburguesa, pero lo que si me llamó poderosamente la atención y razón por la cuál escribo este artículo, fue la intervención del garzón sobre los 200 gramos de honestidad con la cual busca realzar la calidad de la hamburguesa de su local.

Tu proyecto, tu producto o empresa, ¿tienen alguna característica que merezca ser destacada al estilo de los “200 gramos de honestidad “de la hamburguesa?

En los días en que fui gerente de ventas teníamos la política de no hacer descuento. Obviamente nuestra competencia hacía descuento y busqué una frase al estilo del restaurante (esto fue años antes de conocer este local). Cree el concepto de “precio justo” y cada vez que un cliente preguntaba por qué no teníamos descuento, el vendedor indicaba que teníamos una política de precio justo donde el precio de compra de cada cliente no dependía de su capacidad de negociación.

Presentaciones como la de la hamburguesa o el precio justo, dónde se exprime el lenguaje de manera ingeniosa para resaltar un atributo, marcan la diferencia entre un proyecto y otro, particularmente hoy  en día dónde es tan difícil destacarse a través del producto.

Mejora la presentación de tu producto buscando frases que describan de manera atractiva cada uno de los atributos relevantes de este. El uso del lenguaje es clave en la creación de experiencias y “el cómo decir las cosas” es vital para marcar la diferencia, tal como “200 gramos de honestidad”  pueden hacer que en mi próximo viaje a Lima vuelva a Street Burger por una hamburguesa 100% de vacuno.

About The Author

Psicólogo, Magister en dirección estratégica de ventas de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Leave Comment