El carisma en la venta

El carisma en la venta

Todos hemos conocido a personas carismáticas. Son atractivas como imanes.
Los vendedores carismáticos tienen un sello, son como la estela de aroma que deja el buen perfume, la gente se da vuelta para apreciar su aroma.
En la venta, ese aroma es equivalente un magntismo que atrapa al cliente y lo deja con una disposición favorable a escuchar lo que ese vendedor tiene que decir.
Por lo tanto, comprender y desarrollar nuestro carisma puede impactar favorablemente en tus ventas.

Carisma  curso virtual vendedores 2018

 

La palabra “carisma” designa un atributo bastante impreciso. De todos modos, la mayoría está de acuerdo en que se trata de una especie de magnetismo personal, gracias al cual una persona se convierte fácilmente en el centro de atención y tiene la posibilidad de influir sobre los demás. Es, en últimas, una condición asociada al poder.

 

Algunos piensan que el carisma no es un don misterioso que surge de manera natural, sino una habilidad que se desarrolla pacientemente. De hecho, ni siquiera tiene que ver con algún tipo de destreza verbal, porque el carismático suele impactar con su presencia, sin necesidad de decir una palabra.

 

Muchos confunden a un carismático con un ególatra insoportable y por ello sienten rechazo más que aceptación. Ahora bien, el que tiene esta “virtud” no hace ver a los demás como inferiores sino que los inspira para que puedan sacar lo mejor de ellos.

 

Personas que tienen una visión y logran que los demás se sientan identificados con ellos. En el libro “El líder carismático” de Jay A. Conger, se indica que la intensidad de las acciones de la persona carismática es el factor decisivo para que los demás le sigan.

 

La capacidad de escuchar al otro es fundamental para ser carismático. Al hacerlo se estarás demostrando aprecio y que los demás le importan. Pero no solo eso es necesario, sino también la buena comunicación de las ideas o pensamientos en el momento justo, y siempre como una opinión y no como una orden.

 

Una persona con Carisma con  pocas palabras logra reconstruir el ánimo que pensábamos perdido por el camino en un proyecto ¿Cómo lo ha logrado? Escuchando, interpretando y eligiendo con maestría sus palabras, pero también el tono y su postura corporal.

 

¿Qué otros “condimentos” tiene un carismático?

 

Estas personas tan valoradas no se conforman con lo mínimo y no suelen aceptar un “no” como respuesta. Si perciben la injusticia o que algo no está bien harán lo posible por solucionarlo. Para un carismático siempre hay algo que puede ser mejorado. Estar descontento por aquello que lo rodea lo hace actuar y cambiar lo que tiene en frente. No tiene problema en arriesgarse o sacrificarse si eso les permitirá lograr su objetivo.

 

La creatividad y la visión son dos adjetivos que también pueden definir a una persona con carisma. Tener buenas ideas, pensar a futuro y ser exitosos son consecuencias de su forma de actuar.

 

Los carismáticos no critican a los demás sino que se muestran comprensivos ante los errores ajenos y no permiten que otros hablen de manera malintencionada. Además no usan el término “yo” sino “nosotros”. El egocentrismo y el carisma no pueden ir de la mano. El bien común es más importante que sus propios deseos.

 

¿Carismático = Superhéroe?

Con todas esas virtudes podemos interpretar que un carismático no es una persona de carne y hueso, un simple mortal… sino alguien que vino de otro planeta o ha sido convertido en un personaje digno de una película de acción. Por supuesto que genera veneración y admiración pero no se trata de un ser intergaláctico ni ficticio. Y lo mejor de todo es que… ¡tu puedes convertirte en uno de ellos!

 

No es imposible. Como primera medida debes trasmitir un punto de esperanza, esta es como la sal, le da un punto de sabor a cualquier mensaje. Incluso si no has tenido un buen día en el trabajo o tus problemas te sobrepasan. Muéstrate agradecido por lo que posees y habla de lo que te apasiona. La pasión nace de la pasión, del entusiasmo.

 

Irradiar seguridad es el segundo “imprescindible” para ser carismático. Tu autoestima ha de ser tan fuerte como vulnerable, la vulnerabilidad que implica todo ejercicio de sinceridad compartido. Piensa que es más fácil inspirar cuando das algo único y la otra persona lo percibe como tal. No son las palabras de cualquier amigo ante cualquier problema, son las palabras de tu amigo para ti.

 

Tu convicción debe llevarte a donde deseas, al igual que tu empatía: pon la atención en el otro, conecta con sus emociones positivas y haz que se sienta como la única persona en el planeta. Una pizca de cada virtud y listo… ¡puedes ser carismático!

 

Las personas carismáticas son capaces de despertar nuestra atención y admiración; hacen que nos sintamos identificados con ellos. Tienen un magnetismo único que atrae a los demás y una seguridad en ellos mismos que cautiva. Pasaríamos horas hablando con ellos o simplemente disfrutando de su compañía.

 

Son personas que llegan a cualquier reunión social y se convierten ipso facto en el centro de atención. Pero no por sus aspavientos o excesos, sino por el mero hecho de estar ahí. ¿Qué les hace tan especiales?

 

5 claves para ser más carismático

Transmite confianza

Lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que los demás sepan que pueden contar contigo. Cuando hables con ellos, mantén un contacto directo con sus ojos la mayoría del tiempo. Ahora bien, hacerlo todo el rato no es recomendable, porque puede resultar intimidante y realmente incómodo.

Tus gestos también deben transmitir esa calma y sosiego. Tus movimientos han de ser armónicos, sin dar ápices de nerviosismo o preocupación. Si un líder pierde su credibilidad, es difícil que vuelva a ser considerado una referencia. Así que, ¡mantente sereno y seguro!

 

Puedes ensayar en el espejo antes de dar un discurso o tener que hacer una presentación en público. Así, limarás esos pequeños detalles que, a la postre, son los que generan esa confianza siempre es bueno un espejo que ayude a modular tu conducta y forma de mostrarte

 

Lenguaje culto, pero asequible

Es básico demostrar que eres una persona preparada en el proyecto  y que tienes un vocabulario rico y variado. Las personas carismáticas son buenos comunicadores y consiguen que los demás aprecien sus ideas. Para ello, emplea un lenguaje común, fácilmente entendible y accesible por todos, pero dando tintes de conocimiento y manejo del tema tratado.

 

Ten especial cuidado con dártelas de erudito. Introducir palabras muy complicadas, rimbombantes y técnicas te puede hacer pecar de pedante o prepotente.

 

Siempre debes respetar los turnos de palabra y no interrumpir, aunque estés en completo desacuerdo con ellos. Además, es conveniente que no critiques a los demás. Es mejor que tires de ingenio y creatividad para aportar otra visión o enriquecer la de otro.

 

Mostrarte amable y bien educado es básico para que se respeten tus palabras y la audiencia ponga atención a lo que dices. Es recomendable que hables de un “nosotros” no de un “yo”, porque así los demás sentirán que los objetivos son comunes.

 

Volumen medio y acentuar la entonación

¡Cuántas veces hemos escuchado a políticos diciendo frases sinsentido y les hemos jaleado simplemente por el tono que han empleado! Es tan importante lo que se dice como la manera en que se dice.  EL MODO VENDEDOR

 

El secreto es no titubear, hablar de manera hilada, con un ritmo constante. Las pausas que hagas van a captar la atención de los oyentes. Por eso, procura introducir después de ellas mensajes importantes que quieres que permanezcan en la mente de tu público.

 

Tanto como hablar de manera rítmica es importante dar las pausas que permitan escuchar al otro y de ese modo ajustar el discurso de venta que tienes preparado. natural.

 

Postura erguida

La manera en que te plantas ante los demás es muy importante. Debes mantener la cabeza alta y recta, sin torcerla hacia los lados. Si quieres enfatizar algo, puedes subir el mentón levemente.

 

Es importante no encoger los hombros y mantenerlos a la misma altura. No hay que estar tieso como un palo, pero sí permanecer erguido y firme. Esta postura guarda coherencia con el tesón e inconformismo de las personas carismáticas. Para ellas, su descontento les conduce a la acción y, por ende, al cambio.

 

Vestuario adecuado

Aunque el hábito no hace al monje, la ropa que lleves te puede ayudar a ser más carismático. No es cuestión de llevar una prenda cara o de marca, sino de elegir la adecuada. Como hasta ahora, lo mejor es optar por la mesura.

 

En el caso de las mujeres, los escotes demasiado pronunciados, zapatos de tacón excesivo o colores muy llamativos pueden distraer, en vez de captar la atención. Es mejor elegir ropa sobria, combinada y con la que te sientas cómoda. Los accesorios te pueden ayudar a completar el look y enriquecer tu estilo.

 

Para los hombres, la mejor opción es ponerse un traje clásico. Si se combina con una camisa en tonos claros y una corbata a juego, sin duda, es un acierto seguro. Para restar sobriedad al vestuario, puedes deshacerte de la corbata e incluso sustituir la chaqueta por una americana.

 

En resumen

No existe un manual que nos enseñe desde pequeños cómo ser para conseguir atraer la atención de los demás.

Se nace con o sin esta virtud. Pero, en cualquier caso, es una cualidad que puede mejorarse a través de la práctica. Ser más carismático abre muchas puertas a diferentes niveles. ¿Por qué no seguir estas pautas y ver qué sucede? ¡Si quieres resultados diferentes, haz algo diferente!

No puede haber carisma si no te aceptas, no crees en ti mismo, o no te sientes cómodo con lo que eres.

También es importante que seas cuidadoso con tu imagen. No tienes que lucir ropa costosa para verte bien. Tu vestido debe estar limpio, al igual que tus uñas y tu cabello. De hecho, no importa tanto si utilizas algo pasado de moda o demasiado vanguardista; lo importante es que te sientas cómodo con lo que llevas puesto y que estés aseado.

 

No olvides que también el respeto a otros genera respeto de ellos hacia ti. Se puntual, respeta su tiempo y se honesto con lo que dices y haces. Esa virtud está en el corazón profundo de las personas carismáticas.

 

Practica, observa y que te observen, de ese modo gracias al espejo podrás ir viendo cómo se va desarrollando esta cualidad y herramienta clave dentro del proceso de un vendedor exitoso